miércoles, 2 de septiembre de 2009

PALABRAS DE AGRADECIMIENTO


Sólo tengo palabras de agradecimiento para el Padre Sixto. Por varios motivos. Uno de ellos el haber podido compartir con un hermano sacerdote este tiempo de dos meses. Otro el haber podido tomarme, gracias a su presencia, unos días de descanso que deseaba que llegaran, porque la tarea pastoral durante el curso desgasta mucho. Yo sabía que él se encontraría a gusto, ya que esa era mi intención y esa era y es mi confianza, ya que aunque yo no estuviera presente, todas las personas de la parroquia lo acogerían como si fuera yo mismo (y eso que a mí, a pesar de mi carácter, me han acogido como un hermano en la fe y un pastor en el ministerio). En este año sacerdotal, gracias Padre Sixto. Desde el principio ya comentaba con la gente que eras una persona muy "lista" no sólo en el plano intelectual (por eso estás en Roma) sino también en el humano y en el cotidiano. Los diálogos que durante estos días hemos tenido me han ayudado mucho. Espero que a ti también. Nuestra Iglesia tal vez no sea perfecta, pero como nuestra madre que es, hemos de estar a su lado para que sea en nuestro mundo, sacramento e instrumento de salvación. Gracias. Y sabes que aunque yo no esté, esta comunidad también es tuya y que nuestra amistad en Cristo durará siempre. Espero que cuando vuelvas a tu tierra pueda compartir con los tuyos esa amistad igual que tú has compartido con los mios el amor de Cristo y de la Iglesia. Nos vemos pronto. Ciao.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada